Síndrome de Brown congénito (síndrome de la vaina del tendón del oblicuo superior)

El síndrome de Brown es un problema con un tendón que se une al globo ocular. Este tendón se llama tendón del músculo oblicuo superior. Cuando hay síndrome de Brown, este tendón no puede moverse libremente. Eso limita el movimiento normal del ojo. El síndrome de Brown es un trastorno raro. Suele estar presente en el momento de nacer (es un trastorno congénito). En algunos casos, se adquiere más adelante en la vida.

¿Cómo se hacen los movimientos de los ojos?

Los ojos pueden moverse gracias a los músculos y tendones con que están unidos. El tendón del músculo oblicuo superior se une a un músculo pequeño del ojo. Este músculo levanta el ojo hacia el medio, hace que el ojo pueda mirar hacia abajo y le permite rotar. El tendón del músculo oblicuo superior se mueve a través de un anillo de tejido que lo rodea. Este anillo de tejido es la vaina del tendón.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Brown congénito?

El síndrome de Brown congénito se debe a problemas con el tendón del músculo oblicuo superior o su vaina. El tendón del músculo o su vaina pueden ser demasiado cortos o gruesos. Puede deberse a un problema en un gen que se transmite de padre o madre a hijos. La mayoría de los niños nacidos con el síndrome de Brown no tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Pero, en algunos casos, el síndrome de Brown puede darse en varios integrantes de una misma familia. Su hijo puede tener mayor riesgo de tener el síndrome de Brown si otro integrante de su familia lo tiene.

Signos y síntomas del síndrome de Brown congénito

El síndrome de Brown suele afectar un solo ojo. En algunos casos raros, ambos ojos pueden verse afectados. Los síntomas pueden ir de leves a graves.

Si el síndrome de Brown afecta el ojo derecho:

  • Su hijo quizás no pueda mirar hacia arriba con el ojo derecho al mirar hacia la izquierda.

  • Este movimiento del ojo puede causarle molestias.

Si el síndrome de Brown afecta el ojo izquierdo:

  • Su hijo quizás no pueda mirar hacia arriba con el ojo izquierdo al mirar hacia la derecha.

  • Los ojos de su hijo están usualmente alineados entre sí cuando mira directo hacia adelante.

  • El ojo afectado puede mirar a un lugar un tanto más abajo que el otro ojo.

Otros signos y síntomas del síndrome de Brown incluyen:

  • Visión doble

  • Falta de alineación de los ojos entre sí (estrabismo)

  • Párpado caído (ptosis)

  • Barbilla hacia arriba y cabeza inclinada, lo que puede ayudar a que el niño enfoque con ambos ojos

Si estos problemas están presentes al nacer, suelen ser constantes. Pueden mejorar con el paso del tiempo.

Diagnóstico del síndrome de Brown congénito

El diagnóstico comienza con una historia clínica y un examen físico. Eso incluye un examen completo de los ojos. Puede resultar difícil diagnosticar el síndrome de Brown en un niño pequeño. Eso se debe a que quizás no pueda responder a las instrucciones que le dé un proveedor de atención médica durante un examen habitual de los ojos. Es posible que a su hijo deba ver a un médico de los ojos (oftalmólogo). También puede que necesite pruebas de diagnóstico por imágenes. Pueden ayudar a darle más información sobre el tendón del músculo oblicuo superior.

Tratamiento del síndrome de Brown congénito

El tratamiento del síndrome de Brown puede variar según la gravedad de los síntomas. Si a su hijo, el síndrome de Brown le causa solo síntomas leves, puede que no necesite ningún tratamiento de inmediato. La alineación de los ojos puede mejorar con la edad.

Los casos más graves del síndrome de Brown pueden necesitar cirugía. Su hijo tiene más probabilidades de necesitar cirugía si sus ojos no están alineados cuando mira directo hacia adelante. También es más probable que necesite cirugía si tiene visión doble o si tiene una postura muy anormal de la cabeza. Durante la cirugía, el cirujano corta el tendón del músculo oblicuo superior y emplea un dispositivo para alargarlo. Eso puede permitir que el tendón se mueva con normalidad. La cirugía suele tener resultados exitosos, pero algunos niños necesitan que se repita la cirugía.

Cuidados posteriores al procedimiento

Vigile los síntomas de su hijo. Necesitará que lo controle y vigile su condición minuciosamente. Si los síntomas empeoran, lleve a su hijo al proveedor de atención médica. 

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.